ARABUSTA

Sab°as quÇ - Arabusta 1.jpg

Desde hace más de un siglo, de forma natural o intencionada, se han cruzado cafetos Arábica y Robusta con buenos resultados, en general. La nueva especie de cafetos es conocida como Arabusta y, cada vez, está llamada a ser más habitual en los cafetales de alrededor del mundo. El cambio climático, las plagas y la necesidad de mayores producciones han favorecido la investigación entorno a estos cafés y el desarrollo de nuevas especies que en pocos años nos resultarán muy familiares. 


 ¿Cuál es el origen de los Arabusta?

Aunque es raro, el cruce entre las dos principales especies de café que bebemos, Arábica y Robusta, puede ocurrir de forma natural cuando ambas plantas crecen en la misma zona y se produce una polinización cruzada. Así ocurrió, por ejemplo, en la isla de Timor hace unos 100 años, donde sin intervención humana, los caficultores detectaron, una nueva especie, especialmente resistente a la roya del café. Esta nueva variedad es hoy día, el Arabusta más famoso de la historia, conocido comol "Híbrido o Híbridos de Timor”. 

Pero los cruces de Arábica y Robusta también pueden ser provocados, intencionalmente, por los productores de café. Este fue el caso, en los años 60 del siglo pasado, en Costa de Marfil (cuando parece que se acuñó definitivamente el término Arabusta), en Brasil en el mismo período (allí denominaron a sus cruces Icatu) y posteriormente, también, en otras partes del mundo, como India y Uganda. 


El cafeto comodín

Históricamente, pues, los caficultores han creado variedades Arabusta para tratar de combinar la resiliencia–capacidad para adaptarse a las adversidades del medio- y resistencia a las enfermedades de los cafetos Robusta con la calidad de copa más alta de los cafetos Arábica. La versatilidad de estos cafetos, además, ha favorecido que se presenten como solución a los nuevos retos de la caficultura del futuro. 

En países donde se produce principalmente café Robusta, como Uganda o Vietnam, los Arabusta resultan una alternativa factible para cultivos en tierras bajas (similar a las necesidades que tienen los cafés Robusta), con unos resultados en taza, eso sí, de mayor calidad gracias a la influencia de los genes Arábica en esos cafetos. De manera similar, en países donde se cultiva principalmente café Arábica, por ejemplo Nicaragua, Perú o el este de África, los  Arabusta se pueden plantar en regiones que a causa del cambio climático, corren el riesgo de volverse marginales para los cultivos actuales. Si la temperatura sigue subiendo, será demasiado alta para las variedades tradicionales pero no para los Arabusta, que además aseguran a los caficultores mejores beneficios en cuanto a calidad se refiere.

Además, en los países tradicionalmente productores de café Arábica, otro de los objetivos clave para usar cafetos Arabusta es obtener variedades que sean vigorosas y resistentes a la oxidación (como los cafetos Robusta), pero que mantengan la calidad de la taza de los Arábica.

En el caso, pues, tanto de países que quieran cultivar cafés de mayor calidad a alturas bajas, como de los que, sin renunciar a la calidad, quieran asegurar la continuidad del cultivo de café a pesar del cambio climático, los Arabusta resultan una especie final, llamada a adoptarse en poco tiempo, mientras que en el resto de casos, los Arabusta son una forma de optimizar las variedades Arábicas sin renunciar a la calidad de su taza.

Para el primer objetivo, la investigación comenzó en Costa de Marfil, durante la década de 1960, mientras que para el segundo, los trabajos arrancaron en la de 1970, de forma silenciosa, en muchos países y a través de la coordinación internacional del centro de investigación mundial sobre la roya del café, CIFC de Portugal (debido a la relación de este país con Timor), utilizando como punto de partida los híbridos de Timor.

Actualmente, la investigación entorno a los Arabusta sigue más viva que nunca y entes como el World Coffee Research (WCR) proponen innovación tanto en variedades como en prácticas agronómicas para enfrentar los desafíos de la caficultura y dar forma a estos nuevos cafés.

 

DSCF9626.JPG

Los nuevos Arabusta

Sobre el papel, diferentes especies no pueden reproducirse sexualmente entre sí. Pero como se pudo comprobar en Timor y en otros países, esto puede ocurrir, en ocasiones, de forma natural. Lo extraordinario es que el café Arábica tiene el doble de cromosomas que el café Robusta y por lo tanto, para que se crucen ambas plantas, el número de cromosomas se debe duplicar. Esto alguna vez sucede al azar en la naturaleza, pero la complejidad del hecho hace que sea un una circunstancia extremadamente rara.

Sin embargo, fruto de la investigación, se sabe que el hombre puede ayudar en este proceso. Para ello se debe tratar a los cafetos Robustas con un producto químico llamado Colchicina. El resultado de este tratamiento es un Robusta tetraploide y… “et voila”, las dos especies son capaces de reproducirse sexualmente entre sí, pudiendo, así, cruzar sin problemas cafetos Robusta y Arábica.

Hasta el momento, no se ha detectado que ninguna variedad de estos cafés sea inadecuada para crear un cafeto Arabusta, por lo que las posibilidades para ajustar cafetos “a medida” son infinitas.

Actualmente, la mayor parte de las investigaciones en este ámbito, están dirigidas, básicamente, a diseñar arbustos resistentes a las plagas como la roya.

Durante la década de 1980 se crearon un gran número de variedades resistentes a la oxidación, especialmente en América Central. Sin embargo, como casi todas tenían los mismos padres, Híbridos de Timor, se espera que casi todas fracasen en un futuro cercano.

Ante este desafío, el WCR y sus socios estan recreando Arabusta con más diversidad genética, utilizando diferentes donantes de Robusta y Arábica. El objetivo de estos esfuerzos es crear nuevas fuentes de resistencia a la roya y asegurar la resiliencia general de las plantas, dando forma, así, a una nueva generación de cafetos que han de servir como material de origen para nuevas variedades, de modo que cada país pueda desarrollar las suyas propias.

Por su parte, el CNRA (Centre National de Recherche Agronomique de Costa de Marfil), que durante años ha liderado el trabajo dirigido a la creación de variedades de cafetos aptos para ser cultivados en terrenos más bajos, conservando la robustez de los Robusta y mejorando su calidad gracias a la presencia de genes Arábica, ha detenido sus investigaciones, después de años produciendo una gran cantidad de buen material.

En los años 60 y 70 y principios de los 80, las expectativas para los Arabusta en ese país fueron increíbles. Se hicieron cruces y los primeros resultados fueron muy prometedores. Sin embargo, en algunos experimentos comerciales piloto, surgieron algunas dificultades: los tallos de las plantas se mostraban muy propensos a la rotura por viento, el número de frutos era relativamente bajo... Algo normal en una prueba y, de hecho, ya se esperaba para un material con tan poco recorrido en testeos. Las pruebas necesitaba más investigación y tal vez encontrar un entorno más adecuado, ya que la mayoría de los proyectos se localizaban a muy baja altura. Sin embargo, las expectativas habían sido tan altas, que esas pocas limitaciones se sintieron como un desastre y la investigación sobre el Arabusta fue desde ese momento, prácticamente abandonada en Costa de Marfil.

Recientemente, sin embargo, a medida que la industria del café está mostrando más interés por los Robusta de mayor calidad, todo apunta a que el CNRA podría recuperar la atención en la investigación de los cafés Arabusta, en un futuro no muy lejano.

Hoy, ya, en los Centros Nacionales de Investigación del Café de todo el mundo, existen numerosos datos sobre pruebas con variedades de Arabusta. Algunos de estos centros de investigación, como el propio CNRA o el CCRI de India,… han trabajado mucho en las antiguas plantas, aunque todavía no se ha explorado lo suficiente con las últimas herramientas de mejoramiento molecular.

Es por ello que desde el WCR han propuesto profundizar en estos conjuntos de datos en asociación con esos institutos, siendo el objetivo de estas colaboraciones, garantizar un mejoramiento genético continuo, probar más donantes parentales y realizar experimentos en diferentes entornos. La intención es utilizar marcadores moleculares, (¡no OGM!) para acelerar el progreso genético, rastreando los genes buenos desde el inicio de la creación varietal para obtener mejores resultados.

Además, la WCR, con su socio, el CIRAD (Francia), han recreado algunos Arabusta con nuevos padres que ya se han plantado en cafetales experimentales y están siendo evaluados. Si los resultados son buenos, se estima que en un periodo de 5 años, los Arabusta re-creados podrían comenzar a cultivarse de forma regular. Para las nuevas variedades, creadas desde cero, deberemos esperar algo más.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que los nuevos Arabusta podrían crecer en altitudes de bajas a medias, de 600-1200 ms.n.m. Por lo tanto, la mayoría de los países productores podrían integrarlos en su producción.

A falta de resultados consolidados, se estima que estos cafetos alcanzarán una media de unos 1.500 kg de café verde por hectárea, siendo su ciclo vital igual al de los cafetos Arábica o Robustas, convencionales (los árboles comenzarán a producir cerezas a los 3 años de la siembra y continuarán durante al menos 25 años). Eso sí, los nuevos  Arabusta tendrán una medida algo más similar a la de los cafetos Arábicas, entre los 2 y 3 metros, frente a los 4,5-6 metros habituales de los cafetos Robusta.

 

Mercado de Especialidad Robusta

Actualmente, los trabajos con los primeros Arabusta re-diseñados, ofrecen una calidad aromática intermedia entre Robusta y Arábica, siendo uno de los objetivos finales de las investigaciones, acercarse, lo máximo posible, a los Arábicas, algo que desde instituciones como el WCR ven posible, siempre que se garantice una investigación continuada.

En el ámbito estrictamente de mercado, los Arabusta se situarían como una de las estrellas de un nuevo “Mercado de Especialidad Robusta”, pues tienen una calidad mayor que los cafés Robusta convencionales, aunque si llegar, por ahora, a una calidad igual a la de los Arábicas de especialidad, y que es lo que ahora mismo, no les permitiría lidiar en la misma liga de especialidad.

En cualquier caso, las investigaciones se dirigen a dar soluciones a la industria del café y no a “inventar” cafés que deberían luchar por un lugar en el mercado. El Arabusta no salvará al mercado del café, pero si ofrece una solución viable a las circunstancias derivadas del cambio climático, el mayor desafío presente y futuro para la producción de café.

Fuente: Christophe Montagnon, Director científico del World Coffee Research


Sab°as quÇ - Arabusta 3.jpg

Christophe Montagnon

El Dr. Montagnon es el director científico del World Coffee Research y experto reconocido a nivel mundial, en el mejoramiento del café y el desarrollo agrícola. Desde finales de la década de 1980 trabaja en el sector del café. Inició su carrera en Costa de Marfil donde convivió con los proyectos relacionados con el Arabusta.

Actualmente supervisa la investigación del WCR entorno a estos cafés y la consecución de buenos plantones que han de servir como material de origen para nuevas variedades. Este trabajo está siendo realizado por el Dr. Lucile Toniutti, criador molecular del WCR, en asociación con el Dr. Benoit Bertrand, del Cirad. 

Descargar artículo en PDF