BERNARDINA: La nueva variedad de café de origen salvadoreño

Cuando parecía que cualquier noticia relacionada con una nueva variedad de café debía llegarnos de los laboratorios, en el Salvador han descubierto, casi por casualidad, un nuevo café, que si no erran los expertos, está llamado a incorporarse de inmediato a los listados de las mejores variedades del mercado.

LA NUEVA VARIEDAD SE IDENTIFICÓ EN 46 ÁRBOLES DE LA FINCA LOS BELLOTOS LA ESPERANZA

Su nombre es Bernardina y es original de la Finca Los Bellotos La Esperanza, propiedad de la familia Pacas, ubicada a los pies del volcán Izalco, a 1.400-1.600 m.s.n.m. “Nuestro mandador, Ruperto Ber- nardino, al cual debe el nombre esta nueva variedad, identificó en la finca 46 árboles que producían un café muy diferente, con sabores a papaya, maracuyá y melocotón. Nos dio a probar sus cerezas y realmente no tenían nada que ver con el resto de los cafés”, explica Juan Alfredo Pacas, miembro de la familia Pacas, propietarios de la finca.

MEDIO SACO, SUPREMO

La cantidad de cerezas de la primera recolección era pequeña, solo medio saco, así que utilizaron una máquina manual para despulparlas. Explican que, mientras lo hacían, el olor a fruta era abrumador. Todos, incluido el conductor del camión, se acercaron para averiguar qué era ese olor. "No sabíamos que era, pero sabíamos que era especial”, explica María Pacas, otro miembro de esta familia de caficultores. Después de 8 días en las camas elevadas, el pergamino alcanzó el nivel de humedad adecuado. Unos días después, lo cataron y sus sospechas de que habían dado con un café especial, crecieron. Era dulce, elegante, cítrico, con notas de mandarina, jengibre y té de limón.

EN LA TAZA DE LA EXCELENCIA DE EL SALVADOR EL NUEVO CAFÉ OBTUVO LA TERCERA MEJOR PUNTUACIÓN

Fue entonces, cuando decidieron enviar unas muestras del café a un laboratorio de Italia, desde donde les confirmaron que se trataba de una variedad nueva y que no tenía ninguna similitud con las que se cultivan en Sudamérica.

Desde entonces han estado estudiando esta variedad de Arábica y han trabajado con científicos para identificar sus requerimientos nutricionales. También han hecho pruebas de cultivo a diferentes alturas y han presentado su café a la competición de la Taza de la Excelencia de El Salvador. Allí, el lote Bernardina, proceso honey, consiguió una puntuación de 89,93 puntos que le sirvieron para clasificarse como tercer mejor café del concurso y acceder a la subasta electrónica donde obtuvo una cotización de 39.50 dólares por libra.

PACAS, OTRA VARIEDAD DE LA ESPERANZA

Todo apunta que el origen del Bernardina seria fruto del cruce entre un Geisha y alguna otra variedad matriz que crece en la Finca La Esperanza, donde ya cuentan con su propia mutación genética de Bourbon, la variedad Pacas. Esta fue descubierta en 1949 y en 1960, el Instituto Salvadoreño de Inves- tigación del Café (ISIC) inició un programa de selección de pedigrí (selección de plantas individuales a través de generaciones sucesivas) para asegurar su supervivencia. En la actualidad, representa aproxima- damente el 25% de la producción de café de El Salvador. También se cultiva en Honduras, donde fue in- troducida por IHCAFE en 1974.


Descargar artículo en PDF