LAS CLAVES DE LA REVOLUCIÓN DEL CAFÉ EN EL REINO UNIDO

Actualidad y tendencias - UK_2.jpg

El café en el Reino Unido se ha convertido en una bebida de primer orden. En los últimos cinco años, en este país, han abierto más de 2.000 cafeterías y en localidades como Otley, conocida popularmente como la capital de los pubs, ya hay más cafeterías que pubs en funcionamiento. La oferta de nuevas calidades y presentaciones de café en el mercado, la apuesta de los jóvenes por productos y bebidas más saludables y una preocupación creciente por la sostenibilidad han favorecido una auténtica revolución del café en el Reino Unido a la que solo podría poner fin las consecuencias del Brexit.

 

“Según datos de nuestro último estudio de mercado, cada día en Reino Unido se consumen 95 millones de tazas de café, esto quiere decir, 25 millones más que hace diez años. En 2018, cada día se inauguraron tres nuevos cafés, mientras que entre 21 y 25 pubs cerraban cada semana”, nos puntualiza Chris Stemman, director ejecutivo de la British Coffee Association (BCA), la entidad que agrupa a la industria del café inglesa y que desde hace años trabaja para asegurar un lugar preferente para el café en la selección de bebidas favoritas para los ingleses.

“Desde la BCA hemos trabajado incansablemente para promover una visión equilibrada de la cultura del café y apoyar el crecimiento de los conocimientos sobre este producto en nuestro país. Hace una década, la BCA se centró en comunicar las evidencias científicas sobre los beneficios para la salud asociados con el consumo moderado de café y todos los datos científicos que respaldan los múltiples estudios que se han hecho y publicado al respecto. El café se ha convertido en uno de los productos más investigados del mundo y se siguen publicando nuevos datos sobre el café y los efectos positivos de su consumo moderado sobre la salud.

Hoy uno de nuestros principales focos de actuación se centra en la sostenibilidad de sector y del producto, un tema que interesa mucho a los consumidores, sobretodo a las nuevas generaciones. Trabajamos de forma transversal los diferentes aspectos de la sostenibilidad, en general y de forma muy particular, todos aquellos relacionados directamente con la sostenibilidad ambiental.

En 2025, el 100% de los envases y embalajes del café en Reino Unidos, serán reciclables

Monitoreamos las tendencias en el consumo de café y también el impacto de nuestra industria en la economía del Reino Unido. Los consumidores quieren saber que pueden disfrutar de su taza de café sin dañar al medioambiente. Y es así que las compañías de café en el Reino Unido han situado a la sostenibilidad en el centro de sus planes estratégicos, implantando nuevos materiales, procesos, sistemas de fabricación... Esto incluye importantes innovaciones en torno a materiales biodegradables, nuevos procesos de reciclaje y gestión de residuos.

Todo esto lo estamos explicando al consumidor. Hemos puesto en marcha iniciativas y campañas para ayudarlos a comprender cómo y dónde reciclar los productos y materiales de café usados, y hemos desarrollado programas de educación al respecto, con recomendaciones dirigidas a unas mejores prácticas. Existen planes para introducir la recogida separada de residuos de alimentos en cada hogar inglés a partir de 2023 y la intención del gobierno a invocar el principio de quien contamina paga para cubrir los costos netos de la gestión de los envases al final de su vida.

Nuestro objetivo es que la industria del café del Reino Unido en un margen de seis años, utilice únicamente envases y embalajes 100 % reciclables o reutilizables y que en 2025 genere 0% de residuos con destino a los vertederos”, explica el director de la BCA.

 

17 tazas de café a la semana

El trabajo de la BCA se ha conjugado en la calle con la llegada de nuevas variedades de café y nuevas presentaciones que han fomentado, aún más si cabe, la popularidad del café en el país.

“Está claro que la cultura del café ha estallado en el Reino Unido y la gran variedad de productos ofrecidos por los fabricantes que se adaptan a los estilos de vida de los consumidores, han favorecido una auténtica historia de amor entre los ingleses y el café. Los consumidores se están volviendo cada vez más sofisticados en sus gustos. Se interesan por sus perfiles de sabor, por sus orígenes, por los diferentes tipos de preparación... Los ingleses, incluso, hemos aumentado nuestro presupuesto destinado a comprar café y, también, a beberlo fuera del hogar.

Por semana, continua Chris Stemman, consumimos un promedio de 10 tazas de café en casa, 7 tazas en el trabajo y 3 tazas en la cafetería. Se acabaron, pues, los días en los que estábamos limitados a una taza de café instantáneo en casa”.

Lo cierto es que la situación está cambiando más rápido de lo que nunca jamás algunos hubieran imaginado. El café soluble, hasta hace unos años el principal formato de consumo de café en el hogar no deja de ceder mercado, desde hace una década, al café molido, las cápsulas y al café en grano; mientras que el té, la infusión por excelencia del Reino Unido, aunque sigue acaparando todavía la mayoría del consumo de este tipo de bebidas, su ritmo de crecimiento está claramente por debajo del café, en los últimos años.

El té, progresivamente, ha ido abandonando la calle, las oficinas, las cantinas de empresas para recluirse en casa, mientras que el café está haciendo el camino contrario, afianzando su presencia en establecimientos de hostelería de todo tipo.

“La demanda de este segmento representa ya el 33 % del total de consumo de café del país. Un 80 % de los consumidores de café que son usuarios de coffee shops, visitan estos establecimientos, como mínimo, una vez por semana y un 16 % lo hacemos a diario. De hecho, la demanda de café fuera del hogar, no deja de crecer. La facturación total generada únicamente por los productos de café en la hostelería fue en 2017, de 3,2 mil millones de libras, un 9 % más que el año anterior (2,9 mil millones de libras) y un 3 % por encima de la tasa de crecimiento medio entre 2012 y 2017”, puntualiza el director ejecutivo de la BCA.

 

El café entra en los pubs

Ahora bien, no todos los segmentos de la hostelería han encajado de igual manera la irrupción del café en los hábitos de consumo de los habitantes del Reino Unido, y sectores tan tradicionales como el de los pubs están viviendo una profunda transformación. Las nuevas generaciones apuestan por los productos saludables y una vida más sana alejada del alcohol. Encerrarse en un local oscuro para beber cerveza no está bien visto y los nuevos consumidores premian a los establecimientos que pueden dar respuesta a las necesidades que imponen las nuevas maneras de vivir. Chris Stemman, lo tiene claro:

“Existe una tendencia muy clara entre los millennials por una forma de vida mucho más saludable, con menos alcohol y productos más sanos. Si esto, además, se combina con un creciente número de personas que trabajan como FreeLancer o con flexibilidad para realizar sus tareas online, desde fuera de la oficina, las cafeterías se han convertido en un excelente espacio para trabajar de manera productiva, mientras uno disfruta de una saludable y estimulante taza de café”.

Muchos pubs han instalado máquinas de café espresso y adaptado sus menús a platos más saludables para atraer al público joven

Ante esta situación y con intención de no perder comba ni tajada de las nuevas oportunidades de negocio que ofrece el café y la demanda de comida saludable fuera del hogar, y con idea, también, de buscar alternativas a un producto, las bebidas alcohólicas que cada vez están grabadas con más impuestos, los pubs se han apresurado a hacer un hueco a la máquina espresso en sus lustradas barras, a la vez que han actualizado su tradicional oferta gastronómica, con menos fritos y salsas y más productos frescos y menos calóricos. Además, no son pocos los que han substituido sus clásicas cristaleras oscuras por opciones más permeables que dejan entrar más luz al interior y hacerlos más atractivos de cara a las generaciones más jóvenes.

 “Las generaciones más jóvenes y los millennials están configurando el futuro del consumo de café. Es por ello sumamente importante, recalca el director de la BCA, que ahora les sirvamos un café de excelente sabor y preparado de forma adecuada. Si aprenden a consumir así el café, este será el patrón que exigirán en su edad adulta y enseñarán, también, a las generaciones que vengan detrás. Además, debemos ser capaces de dar respuestas a los requerimientos de sostenibilidad sobre el producto, los procesos, la industria, la movilidad,… que reclaman unos consumidores, los actuales, dispuestos, cada vez más, a penalizar a todo aquello que ponga en peligro la supervivencia del planeta”.

 

¿Acabará el Brexit con la nueva pasión cafetera de los británicos?

A priori, la creciente cultura del café en el Reino Unido, que alimenta el aumento de la demanda del café fuera del hogar y las ventas de productos de cafés de calidad en el sector minorista, progresa adecuadamente, aunque como en cualquier otro mercado, no debemos olvidar que depende de factores macroeconómicos relacionados con el empleo y los ingresos disponibles de los ciudadanos. Si el proceso de transición del Brexit o su liquidación final coloca los presupuestos de los hogares británicos bajo presión, y exige a los consumidores ingleses un enfoque más cauteloso de los gastos discrecionales, la buena marcha del mercado del café en este país podría desacelerarse. La industria está preocupada, además, por las consecuencias que la salida de la Comunidad Europea pueda tener en temas como el libre comercio o la circulación de trabajadores. 

“La naturaleza cambiante del estado del Reino Unido dentro de la UE sin duda tendrá un efecto en el papel de Gran Bretaña dentro del mercado global y la industria del café de la UE. Estamos trabajando estrechamente con el gobierno y nuestros socios, como la Federación de Alimentos y Bebidas (FDF) para garantizar que los consumidores, las empresas y los productores reciban apoyo a lo largo de esta transición para minimizar el impacto financiero del proceso. 

Es imperativo poder asegurar el libre comercio y acordar con el gobierno cualquier posible cambio en la renegociación de aranceles. También es prioritario asegurar la continuidad de la libre circulación de trabajadores, sobre todo, para aquellas áreas de la industria británica que dependen de trabajadores foráneos en sus negocios”, reclama el director ejecutivo de la BCA, Chris Stemman. 

 

Descargar artículo en PDF