COFFEE CONCEPT STORES

Screenshot 2019-09-11 at 09.48.43.png

Las tiendas actuales poco tienen que ver con las de hace uno años. La evolución del retail ha dado forma a nuevas propuesta comerciales, nuevos conceptos y un nuevo tipo de establecimiento en el que todo gira entorno a ofrecer la mejor experiencia posible al cliente y a generar una propuesta de valor atractiva para el consumidor como herramienta de venta, de fidelización y de captación de nuevos clientes.

Estamos hablando de los concept stores, tiendas conceptuales, eclécticas, incluso híbridas, en las que se entremezcla una actividad principal con alguna otra secundaria. Espacios decorados siguiendo las últimas directrices del diseño más cool, en los que, a diferentes niveles, la cultura, el arte, la gastronomía y la moda se dan, normalmente, la mano.

Son comercios con un concepto fresco e innovador, que proponen un estilo de vida muy particular siguiendo el gusto de su creador y el de un determinado tipo de público que se corresponde con su cliente ideal.

La importancia de la búsqueda de espacios únicos y la producción cuidada y artesanal son características 'sine qua non' de estas tiendas, que en los últimos tiempos han encontrado en el café un buen sector en el que desarrollarse.

Un primer ejemplo de este nuevo tipo de establecimientos serían las propias cafeterías de tercera generación en las que todo gira entorno a la marca y donde, además de bebidas con café, es habitual que ofrezcan servicio de tueste de café, venta de producto y menaje, y donde son habituales, también, la organización de todo tipo de actividades, desde exposiciones de pintura y fotografía a sesiones de catas de café o, incluso, conciertos.



En determinados momentos del día, como las inmediatamente posteriores a la finalización de la jornada laboral, entre las 5 y las 7 de la tarde en Europa, estos espacios se han convertido en los preferidos de toda una generación de jóvenes trabajadores que han reinventado la copa después del trabajo en forma de afterwork cafetero.


“El café de especialidad ha llegado a un público más amplio no solo a los frikis. Esto ha favorecido el afterwork cafetero que atrae a los amantes del café, pero también a la gente a la que les gusta los productos de calidad en general y la buena comida“, explica Joanna Alm, CEO del Drop Coffee de Estocolmo (Suecia).

“A la gente le encanta sentarse después del trabajo en el bar. Así que en lugar de tomar una cerveza, ahora se reúnen para tomar un café y charlar. Tenemos clientes que se reúnen con un grupo de amigos cuando salen del trabajo. Algunos vienen directamente de allí y otros llegan con sus hijos. Es más fácil reunirse en una cafetería que en un bar”, añade Kathi Macheiner del establecimiento 220GRAD Rösterei de Salzburgo (Austria).

Esta nueva moda, añaden, se ha visto favorecida, además de por el atractivo de estos nuevos espacios y la experiencia que ofrecen, por una apuesta más generalizada por un consumo más saludable, afín a los estilos de vida que representan muchos de estos nuevos concept stores cafeteros, “En general, diría que las personas tienden a beber menos alcohol y que el café se vuelve mucho más apropiado para las reuniones. Cada vez son más las personas que optan por un buen café y, el café de especialidad encierra mucho de los valores acordes con el compromiso social y medioambiental que defienden las nuevas generaciones”, apunta Macheiner.

Y si este sería un primer ejemplo de los concept stores cafeteros, otro bien diferente, pero con la misma implicación en el mundo del café, serían los negocios de otros ámbitos que incorporan en su establecimiento el servicio de esta bebida para sus clientes.

Screenshot 2019-09-11 at 09.48.52.png

“El mundo del café comparte similitudes con la barbería, hay mucho de artesano y de desconocido en ambas esferas. Son la bebida más consumida y el servicio más utilizado por el caballero, pero, sin embargo, existe poco conocimiento sobre ambos sectores”, explica Érika Vera, creadora junto con su marido, Iván Rodríguez del concepto Shave the Sailor, una barbería neotradicional de Vigo, en la que el tiempo se detiene y que ha roto con todos los estereotipos propios de las barberías tradicionales con su concepto innovador dirigido al gentleman del siglo XXI -que no necesariamente viste de traje- al que se le invita a disfrutar de los servicios de la barbería tradicional en un ambiente relajado, en el que también, puede degustar un buen café.

“Cuando les explicas a alguien que el café es una cereza y que el barbero fue en su momento un cirujano, ya tienes un inicio de conversación interesante asegurado. Venimos de Holanda, de trabajar en una de las mejores barberías de Europa, New York Barbershop y allí tienen la costumbre de invitar a un café hasta tal punto que en los supermercados, siempre hay un coffee corner gratuito, y en barberías y peluquerías es inconcebible que no te inviten a una bebida. Así que estuvimos sirviendo tantos cafés como realizando cortes de cabello o afeitados. Allí tuvimos la idea de crear una barbería que mezclase el mundo del barista con el del barbero, el café de especialidad con la tradición de las navajas”, añade Érika Vera.


BARISTAS, UN ÉXITO MÁS DE LOS CONCEPT STORES CAFETEROS

El personal que atiende una concept store tiene la particularidad de que se encuentra especializado en la marca y en los productos que vende, por lo que puede ofrecer una atención personalizada a los clientes durante su compra. Los baristas en este caso, representan el “sumun” de este perfil de profesionales.

“Los clientes disfrutan descubriendo nuevos sabores y se muestran muy satisfechos cuando uno de nuestros baristas les ofrece información de los cafés y luego pueden reconocer en la taza lo que les han explicado. Para llegar a este punto, es imprescindible que el personal sea experto en café. Estamos vendiendo café, pero también experiencias y eso no lo debemos obviar nunca”, explica Joanna Alm.

“En Austria, todavía nos estamos adaptando a la tercera ola del café, y ya se empieza a percibir un mayor interés de los clientes por saber más sobre lo que van a degustar, cuál es su origen o cómo ha sido elaborada la taza. Cada vez tienen más éxito los cafés más afrutados y los consumidores están aprendiendo de la mano de nuestros baristas, todo lo que el café tiene para ofrecerles”, dice el propietario de 220GRAD Rösterei. “El café gusta a prácticamente todo el mundo, es una de las bebidas más vendidas, simplemente queremos que nuestros clientes disfruten de lo mejor y eso incluye el café que beben”, explica Érika Vera, quien añade, “lo hemos transformado en una experiencia en sí misma y en la oportunidad de aportar nuestro granito de arena en la divulgación de la cultura que hay detrás de este gesto tan cotidiano. Es por ello por lo que, además, hemos apostado por incorporar a nuestro equipo una profesional, Anita Varona, que ofrezca el mejor café de la ciudad, en exclusiva a los clientes de nuestra barbería”. Érika, además reflexiona, “quizás la mayor diferencia del servicio de café aquí y en un café al uso es el ritmo de trabajo. En la barbería es más tranquilo y te permite tomarte licencias en todo momento, así como engalanar cada paso y la presentación. Cuando un cliente viene por primera vez siempre le negamos el azúcar. Con simpatía le explicamos que por las propiedades del grano, del molido y su elaboración notará que posiblemente no necesite azúcar, que lo pruebe y si aún así necesita endulzarlo... pues ¡sin problema! En el 98% de los casos siguen disfrutando de su café sin azúcar y muestran la sorpresa de hacerlo de esta manera. Supongo que en una cafetería con gran volumen y variada tipología de cliente es más difícil conseguir este grado de complicidad en una primera visita. Pero animo a todos los baristas que puedan estar leyendo estas palabras a seguir el camino de su pasión y a evolucionar siempre pensando en la satisfacción del que recibe lo que elaboramos con tanto cariño, ya sea un café o un arreglo de barba”.

PRODUCTO Y SERVICIO DIFERENCIADO

Y para que la experiencia sea completa, los concept stores cafeteros hacen gala de cartas de cafés especiales y una oferta de bebidas que abarca un amplio abanico con todo tipo de preparaciones. “Nuestras bebidas de cortesía pasan por los cafés más tradicionales (solo, con leche o cortado ya sea con leche de origen animal como vegetal) y también, por presentaciones más atrevidas como el café de filtro servido en copa de vino, frappés en tiempo de calor y con cacao en tiempo de frío... Una de nuestras especialidades es el Nutelatte, una bebida de café, leche y Nutella que hace las delicias de los más golosos. Además, tenemos a disposición de nuestros clientes infusiones seleccionadas como jengibre y lima o caramelo belga por ejemplo, y como no podía ser de otra manera en una barbería, también cerveza”, apunta Érika.

“En nuestro caso, depende de la hora del día, pero el Cappuccino es sin duda, la preparación más demandada, aunque a medida que el público conoce más sobre el café estamos incrementando, también, el servicio de americanos, lungos y coldbrews, sobretodo en verano”, explica la austriaca, Kathi Macheiner de 220GRAD Rösterei, a lo que Joanna Alm, CEO de Drop Coffee de Estocolmo añade, “nuestra apuesta son los cafés de especialidad, preparados en filtro y también en espresso, al gusto de nuestros clientes”.

TODOS LOS CONCEPT STORES DEBEN TENER SU CARÁCTER

Está claro que estos nuevos templos del café inspiran con sus experiencias poliédricas, más que simples consumos. Son hogares del buen diseño, en los que las prisas no son bienvenidas y donde, siempre, existe una historia detrás. Son entornos oníricos en que el arte, el diseño, el café y la creatividad se manifiestan de manera visual, y esto es lo que les otorga carácter y personalidad.

“Tenemos la cafetera a la vista de los clientes y es tan protagonista como nuestros sillones Takara Belmont. Son piezas de coleccionista, así que tan importante es una como los otros.”, concluye Érika Vera, creadora del concepto Shave the Sailor.


Fuente: Shave the Sailor, 220GRAD Rösterei, Drop Coffee, Retail Intelligence,Luk&Co

Descargar artículo en PDF