Del campo a la taza: la innovación digital y la economía compartida nuevos aliados del comercio de café 

caficultores1.jpg
caficultores2.jpg
 

Acercar el campo a la ciudad, asegurar un mercado transparente y justo y que posibilitase darles oportunidad a todos los agentes de la cadena del café. Esto es “Made in Farm”, una innovadora plataforma online y colaborativa que pone en contacto a caficultores y compradores. La primera experiencia con esta plataforma se ha llevado a cabo en Brasil, donde el 85% de los estados del país ya participan en la iniciativa que cuenta con aproximadamente 13 millones de personas conectadas.

Cristiane Lourenço, Gerente de Relación con la Cadena de Alimentos de Bayer para América Latina, ha trabajado de forma directa en la implementación de la plataforma y se muestra convencida que la tecnología digital será el futuro de la comercialización del café, pero también, la herramienta que contribuirá a generar de forma más incisiva, más claridad en la cadena de valor entre productores y consumidores.

“La agricultura es la niña de los ojos de Brasil. Cinco millones de agricultores, trabajando con dedicación y garra, hicieron del país el mayor productor de carne y granos de América Latina. Para tener una idea, este sector es responsable por ¼ del Producto Interno Bruto del país y es uno de los mayores exportadores de alimentos para el mundo, con destaque para el mercado europeo y chino.

Vamos a volver un poco en el tiempo. En 1720, llegaron a Brasil las primeras plantas de un grano que cambiaría, y continúa cambiando, la historia del país. Cerca de 300 años después, somos más de 300 mil productores de café y, actualmente, somos el mayor productor de la bebida en el mundo, siendo que uno de cada tres vasos consumidos fue hecho en el país. 

Además de ser el mayor productor, somos también los mayores apreciadores de esta bebida en el mundo. Realmente nos encanta un buen café. Tenemos en las manos un grano mágico con un potencial increíble de crecimiento en el mercado interno.

Y para continuar toda esta historia, con el cambio de los hábitos de la sociedad, en el campo no ha sido diferente. La producción rural está transformándose y, hoy, el caficultor tiene a su disposición herramientas digitales para apoyarlo en la toma de decisiones al nivel de la hacienda. La próxima ola de esta tendencia es una revolución online en la forma como este es comercializado, en plataformas virtuales utilizando tecnologías como Blockchain.

Actualmente se tiene un perfil de agricultor más joven, conectado y digitalizando las propiedades rurales. En la otra punta, hay un nuevo consumidor, online, en sintonía, que está cambiando y buscando prácticas responsables en la producción, además de un café con más calidad, conocimiento del origen del grano y la historia de lo que está consumiendo. Aquí, la rastreabilidad es un factor decisivo. 

Tenemos de un lado al productor queriendo comercializar su café, llevarle al consumidor final un grano de calidad y sostenible y, en contrapartida, un cliente que no puede llegar hasta el producto que desea. Por tanto, existe un enorme gapen esta cadena que ocurre debido a la gran cantidad de players intermedios. 

Para solucionar esta laguna, Bayer desarrolló la plataforma Made In Farm. Cuando creamos este proyecto, nuestro objetivo era, desde el inicio, elaborar una forma de usar la tecnología digital y la economía compartida para poder conectar a las dos partes interesadas: agricultor y consumidor. 

La idea de Made in Farm comenzó a mediados del 2015 y el principal propósito fue crear un espacio que conectase a todos los agentes importantes de la cadena, haciendo al mercado más justo, transparente y que posibilitase darles oportunidad a todos los agentes. El estudio para la viabilidad de esta iniciativa duró cerca de dos años. En el 2017, lanzamos la plataforma digital.

Considerada innovadora en marketplacede café, la plataforma actúa en la venta de grano verde, in natura, y especiales, ya procesados. La primera funciona del siguiente modo: compradores y productores envían propuestas para el sitio web, que combina las demandas y realiza la conexión. A partir de esto, la negociación es hecha directamente entre los dos de forma transparente. En algunos días, el producto va desde la hacienda al comprador, con toda seguridad. Para evaluar la confiabilidad, todos los que participan pueden analizar a los negociantes y compradores. 

Además de llevarles productos de calidad a los consumidores de todo Brasil, Made In Farm cuenta la trayectoria y los diferenciales de todos los productores, comercializando cafés con historia. Conjuntamente, en la plataforma, los productores comparten los costos de la operación y con esto, aplicamos el concepto de economía compartida, vital para la sociedad moderna. 

Trabajar colaborativamente lleva al mercado aún más lejos. Desde el 2017, Made In Farm ha conectado al Brasil productor, comerciante y apreciador del café, siendo que el 85% de los estados del país participan de alguna forma del proceso. Aproximadamente 13 millones de personas ya están conectadas, 150 compradores, entre ellos traders, tostadores, industrias, restaurantes y cafeterías ya participan conectados a más de 240 caficultores registrados. 

Más que un e-commerce, Made In Farm es una práctica innovadora que tiene como objetivo acercar el campo a la ciudad, humanizando laagroindustria, contando la historia de quien se dedica a la agricultura y mostrando que el cuidado con elcultivo también resulta en el cuidado con el consumidor final.

Pienso que la tecnología digital será el futuro, principalmente en la comercialización y en la conexión para generar más claridad en la cadena de valor entre productores y consumidores. Los nuevos canales virtuales pueden ayudar a agricultores y compradores de café en cualquier país a conectarse directamente y a crear nuevas oportunidades de mercado. Además de esto, se permite más transparencia, con nuevas conexiones para conocer las historias y cómo el café fue producido. 

Recientemente, fui invitada para presentar en Specialty Coffee Expo, en Boston, el evento más destacado sobre todos los aspectos de la cadena de la caficultura mundial, nuestra experiencia. En la presentación y en conversaciones con interlocutores del sector, pude distinguir que el mundo del café ha dirigido sus atenciones y esfuerzos para conectar los agricultores a los consumidores por medio de la economía compartida y de la innovación digital y en este momento crucial nuestra plataforma ha sido referencia. 

Actualmente, Made in Farm está enfocado en el mercado brasileño. Sin embargo, ya con las miradas observando el futuro, existe la posibilidad de expansión de la plataforma para otras regiones del mundo. Queremos difundir y hacer conocido cada vez más, de forma simple y colaborativa, el sabor y aroma brasileño que cultivamos y apreciamos.  

Cristiane Lourenço 


El Blockchain entra en el mundo del café

El Blockchaino la cadena de bloques es una tecnología en alza que presenta como gran novedad la conexión digital y descentralizada entre productores y compradores, y la exposición pública y a través de la red de todos los datos del producto en cuestión. Está considerado un sistema transparente y seguro, en el que los diferentes actores de la cadena, por ejemplo del café, ingresan datos relevantes del grano con el que están trabajando, en el mismo momento que el producto se encuentra bajo su tutela. De este modo, y de forma colaborativa, crean una especie de “libro de vida” digital, al que el comprador puede accede libremente, facilitándole la decisión de compra y mejorando, también, la confianza entre todos los actores de la cadena de valor del café. Los expertos reconocen al Blockchain, grandes posibilidades para un sector como el del café, donde la tendencia apunta hacia la exigencia de una mayor calidad, que ahora, con este sistema puede ser comprobada, desde el propio cafetal hasta la planta de tueste, gracias a las importantes mejoras que aporta el sistema de bloques a la trazabilidad de los productos, en este caso, del café. 

Las conexiones entre los distintos usuarios del Blockchainson de tipo Peer-To-Peer Network(P2P) o red de pares, eliminando agentes intermediarios. Cada dato que se ingresa se “introduce” en un bloque en el que también se “encierra” un código identificativo del bloque anterior y uno propio para el nuevo dato. De este modo, si alguien intenta modificar cualquier bloque, en beneficio propio, salta la alarma, ya que todos están conectados.  

Algunas empresas del café como Starbucks han empezado a utilizar el sistema Blockchaincon el propósito de optimizar las transacciones y procesos comerciales con sus proveedores y clientes. La nueva tecnología les permite un mayor control de trazabilidad, y les facilita, también, la gestión del producto que han adquirido. A través de la cadena de bloques, se puede confirmar al momento, por ejemplo, las modificaciones por las que está pasando el café en la cadena de suministro o de producción, conocer lo que ha pagado cada actor de la cadena por ese café que ahora el está comprando, quien lo ha producido o en que día exacto fue recogido, entre muchos otros datos más. Es decir, la tecnología les permite rastrear toda la cadena de valor de su café hasta el origen.

En relación con los sistemas actuales utilizados por el mercado del café, el Blockchainpresenta la gran ventaja de permitir el registro de todas las etapas del café de forma digital y accesible para todos, de manera que la documentación nunca desaparece y esta siempre a la vista de los miembros de la cadena. Entre los mayores beneficios, que se atribuyen a este nuevo sistema está, además, el fortalecimiento de las relaciones entre productores y compradores y por tanto, también, del mercado. Para los productores supone una excelente herramienta para promocionar y vender su café a un universo de compradores mucho más amplio, mientras que para los importadores y tostadores, resulta una buena herramienta de marketing, al facilitarles el acceso a una información amplísima del producto que están comprando. 

Ahora bien, a pesar de las ventajas atribuidas a este nuevo sistema, uno de los grandes retos que tiene por delante para establecerse como una alternativa real al mercado convencional sea, muy probablemente, hacer accesible esta nueva tecnología a los caficultores con bajo o nulo acceso a la tecnología digital. De momento, algunas plataformas que han empezado a utilizar el sistema, han creado sistemas alternativos, como los mensajes de texto, que permiten a estos productores ingresar los datos de su café en la cadena. Caficultores y compradores, tienen la última palabra.


Descargar artículo en PDF