MERCADO DEL CAFÉ: RUMBO AL 2019

brooke-lark-230509-unsplash.jpg

Encaramos el final de 2018 y llega el momento de hacer balance de un año cafetero  en el que los precios bajos han sido la tónica dominante; en el que las cosechas han destacado por su generosidad y en el que, además, la demanda de cafés de especialidad ha seguido creciendo en todo el mundo. 

Precios bajos

Este año cafetero 2017/2018 (abril-octubre) se recordará como uno de los más bajos de estas dos últimas décadas, en cuanto a cotizaciones de precios se refiriere. A finales del tercer trimestre, en septiembre, se alcanzaba el precio indicativo más bajo desde octubre de 2006, 98,17 cts/libra y se sumaban cuatro meses de consecutivas caídas de cotizaciones en todos los grupos de café (si los precios fueran equivalentes a lo que se les pagaba a los productores por una libra de café en 1984, actualmente deberían estar entre 2,90 y 3,40 dólares por libra en el mercado mundial, según la asociación de productores Dignidad Agropecuaria Colombiana).

La Bolsa de Nueva York ha sido la que se ha llevado la palma de precios bajos este año, mientras que Londres, si bien también los ha visto decrecer, no ha seguido la estela a la baja prácticamente continua que ha vivido la bolsa estadounidense, donde a principios de junio o mediados de agosto, por ejemplo, se vivieron momentos de retrocesos casi inauditos.

Más robusta y más arábica

Según cálculos de la Organización Internacional del Café (OIC) se estima que la producción mundial en el año cafetero 2017/18 ha sido de 164,81 millones de sacos, un 5,7% superior a lo recogido en la pasada temporada. Los cafés robustas son los que han sumado un crecimiento más alto hasta alcanzar los 63 millones de sacos (+11,7%), el 67% de los cuales con origen en tres únicos países productores, Vietnam, 28 millones de sacos (+15,5%), Brasil, 13,5 millones de sacos (+16,1%) y la India, 4,1 millones de sacos (+12,3%).

La producción de arábica también se ha incrementado, pero a unos valores que distan bastante de los robustas. Según datos de la OIC el crecimiento de estos cafés se ha situado entorno a un 2,2%, lo que cierra el año cafetero 2017/2018 de estos cafés en 101,82 millones de sacos. Brasil, un año más ha sido el máximo productor de cafés arábicas del mundo con más de 44 millones de sacos (+3,5%). Colombia se ha mantenido en el segundo lugar del ranking, aunque las condiciones meteorológicas adversas han provocado una disminución de cerca del 5% de su producción con respecto al año anterior. Aún y así, ha contribuido al mercado de cafés arábicas con 14 millones de sacos, el doble que Honduras, 7,7 (+3,3%) que sigue aumentando su producción año a año y también de Etiopia que con 7,6 millones de sacos (+4%) reafirma, paso a paso, su presencia en el mercado internacional y hace crecer sus exportaciones, en más de un 21%. 

Esta alta disponibilidad de café en el mercado es, pues, el detonante de la rebaja de precios del café. Y es que a pesar que la demanda también ha crecido, 162,23 millones de sacos (+1,8%), no lo ha hecho tanto como para asumir la totalidad de café disponible y ha dejado alrededor de 2,5 millones de sacos en stock, los cuales, recordemos, deberemos sumar a los acumulados durante los dos últimos años en los puertos francos de muchos países importadores. 

Partiendo de este punto, las perspectivas para el año cafetero 2018/2019 empiezan ya a estar en la boca de muchos, sobretodo de los productores, inquietos y preocupados por la situación hasta el punto, en algunos casos, de plantearse la sostenibilidad de la producción de café por más tiempo. También está preocupada la OIC ante la amenaza que la falta de recursos por parte de los caficultores incite a un abandono progresivo del cultivo de este producto, una rebaja de las calidades y una desestabilización, también, social y económica de muchos países donde la el café representa una parte muy importante de la economía nacional. Es en este sentido que este verano, la OIC presentó el estudio realizado por el reconocido profesor y líder mundial en desarrollo sostenible Jeffrey Sachs de la Universidad de Columbia, sobrepolíticas para mejorar los ingresos de los productores de café́ en pequeña escala y entre cuyas principales conclusiones se pueden leer la recomendación del experto para"transferir fondos de la industria y los consumidores a los cultivadores pobres".

Sachs reconoce que el reto no es sencillo, "es difícil hacer que esto funcione, nadie ha logrado la clave pero es algo que hay que trabajar y crear mecanismos para que se reviertan una parte más de los beneficios del café en los caficultores". Estos mecanismos, dijo, deben aplicarse tanto a pequeña como a gran escala para que funcionen y puso como ejemplo un incremento de poco más de 4 céntimos de dólar (3 céntimos de euro) en el precio de una taza de café para que el beneficio para el productor se multiplique de inmediato por dos.  

Jeffrey Sachs es un acérrimo defensor de las bondades saludables del café y es por ello que insta también a la industria a hacer divulgación de ello, y favorecer con ello no solo a nuestra salud, sino un incremento de la demanda de café. "¿Qué tal si todas las personas tomaran una taza de café al día? Según mis cálculos, se multiplicaría por cinco la demanda de café en el mundo. Ese es el potencial para un aumento masivo", sostiene este profesor.

Y entretanto que la OIC supervisa las conclusiones del estudio de JeffreySachspara pasar a la acción, la actividad del mercado del café no se detiene, y será el actual día a día el que marcará, en definitiva, los resultados para el próximo año y los venideros. Veamos, pues, cual es la situación, ahora, en los principales países productores y cual la actividad de la industria al servicio de la demanda.

Brasil

A principios este último trimestre de año, Brasil ya había vendido el 51% de su actual cosecha (48% de la producción de arábica y 62% de robusta), aunque el despacho del producto con rumbo a terceros países se ha ralentizado mucho por la falta de espacio para los contenedores de café en los barcos que zarpan de los puertos brasileños con destino a Europa y Estados Unidos. A mediados de octubre la situación era tan caótica, que el Consejo de Exportadores de Café de Brasil (Cecafé) se vio obligado, incluso, a solicitar la intervención del Gobierno del país para intentar hallar una solución al problema. 

Mientras, y tras el empuje inicial de ventas del inicio de cosecha, estas últimas semanas, muchos caficultores han adoptado una postura más selectiva esperando que los precios alcancen picos de demanda en el hemisferio norte para cerrar nuevos negocios. 

A falta de conocerse las cifras oficiales en el momento de cierre de esta edición, los pronósticos de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab) para la cosecha actual de café en Brasil son de 58,9-59,9 millones de sacos, la mayor producción de la historia del país. Del total previsto, 44-45.9 millones de sacos serían de café arábica (+ 34.1% que en la cosecha pasada), mientras que el café conilón, los robustas en Brasil, se situarían alrededor de los 14 millones de sacos (+30.3%). De acuerdo con la Conab, la bienalidad positiva y las buenas condiciones climáticas son los principales responsables del resultado, a los que también suman, el avance de la tecnología y su gran impacto en la productividad.

Minas Gerais con 31.9 millones de sacos continuará siendo el territorio cafetero que más contribuya al saco general de café brasileños.

Vietnam

Aunque se estima una buena cosecha venidera en Vietnam, es posible que no alcance la producción récord que se tenia, entre otras razones por una temporada más corta de lluvias en la región de Central Highlands donde se concentra la mayor parte de cafetales del país. Según el Centro Nacional para el Pronóstico Hidro-Meteorológico, casi no se esperan lluvias en los primeros meses de 2019 y el pronostico de lluvia es a su vez, de entre un 20% al 50% más bajo que el promedio a largo plazo. 

En cualquier caso, el objetivo de Vietnam es aumentar considerablemente la producción de café en los próximos años, pero sobre todo sus valores agregados, para afianzarse como el segundo mayor productor y exportador mundial de este producto. La meta hacia el 2030 es realizar ventas al exterior por unos 6.000 millones de dólares  (3.300 el año apasdo), por lo que ya han puesto en marcha un proyecto de construcción de nuevas áreas de cultivo a gran escala y de alta calidad, con modernos sistemas de secado, almacenamiento y procesamiento. La primera etapa de este proyecto se alargará hasta el año 2023 y tiene un presupuesto asignado para este periodo de 7,5 millones de dólares.

Colombia

Durante este último mes de año se dará por finalizada la cosecha de café en Colombia, tercer máximo productor mundial. Allí, si no hay cambios,se esperan alcanzar entre 13,5 y 14,2 millones de sacos de café recogido esta temporada. La cantidad, aunque correcta y similar a la alcanzada en la temporada pasada,no alivia la preocupación de los caficultores que si primero temieron por el desarrollo tardío de las cerezas, ahora temen que la rentabilidad de la cosecha se vea comprometida por los precios bajos del mercado. 

Con intención de disminuir la presión y persuadir a los agricultores a que no bajen el nivel de calidad de sus producciones – sello de identidad del café de Colombia- y no sustituyan parte de sus cafetos por otros cultivos más rentables, el Gobierno Colombiano ha puesto en marcha la actuación de urgencia “Equidad Cafetera (IGEC)”, a través del cual se prevé repartir hasta 100.000 millones de pesos entre 540.000 familias cafeteras del país. La asignación (25.000 pesos por carga de café pergamino seco de 125 kilogramos o su equivalente correspondiente) se pagará cuando el precio de compraventa se encuentre por debajo del precio interno del café publicada por la Federación Nacional de Cafeteros (FNC).

La calidad de la cosecha colombiana parece, pues, garantizada a corto plazo y como muestra, el éxito de la convocatoria del Tercer Concurso Nacional de Calidad “Colombia, Tierra de Diversidad”, en el que se han presentado un total de 1.711 lotes de los departamentos cafeteros de Antioquia, Caldas, Cauca, Cundinamarca, Huila, Nariño, Norte de Santander, Risaralda, Santander, Quindío, Tolima y Valle del Cauca.

Honduras

Honduras prevé producir en la cosecha de café 2018-2019, que inició a principios de octubre, cerca de 8 millones de sacos  de café, de los cuales algo más de 7 millones para exportar y el resto, para consumo doméstico. A falta de confirmar con todo lo recogido hasta el momento, la cosecha actual marcaría un nuevo record en la producción hondureña de café, afianzando al país como el mayor origen de café centroamericano. Europa y Norteamérica serán los principales mercados donde irá a parar el café hondureño, por lo que no seprevén problemas para disponer de este tipo de grano apreciado sobretodo en los mercados de especialidad, por su delicado cuerpo, aroma afrutado y ajustada acidez.

India

India continua ganando terreno en el mercado del café y de forma tímida pero constante va ampliando el interés del mercado por sus cafés. Una de las muestras más recientes es el programa de café indígena del sur de la India, “Araku Valley Coffee” que ha ganado un prestigioso premio en París por la calidad de sus granos. El modelo de agricultura orgánica de esta organización ha beneficiado a más de 45,000 familias Adivasi, un colectivo que a través de sus cafetales contribuye a combatir la deforestación al plantar millones de árboles de mango, papaya y naranja para proporcionar sombra a sus árboles de café. 

De hecho, las soluciones tecnológicas agrícolas baratas y eficientes que se emplean en la India ya han llamado la atención de otros países productores como, por ejemplo, Colombia, que trabaja en un acuerdo con el gobierno indio para enviar ingenieros colombianos al país asiático a estudiar métodos que les permitan reducir los costes a la hora de producir su café.

Lo que nos espera

El mercado, pues, parece que está servido, las cosechas han sido buenas y existen stocks suficientes tanto en puertos europeos como norteamericanos que aseguran la provisión de café a la industria. Todo ello, no auguraría, como mínimo a corto plazo, cambios destacados en la situación vivida estos últimos meses, más cuando la debilidad de las monedas de los países productores siguen incitando a la venta y las previsiones de cosechas para la actual temporada 2018/2019 ya indican que esta será buena tanto en Brasil, como en Vietnam y Centroamérica. 

Fuentes: Icona Café, ICO, Conab, Safras&Mercados


Descargar artículo en PDF