RICARDO ARENAS, PRESIDENTE DE ANACAFÉ

Ricardo-Arenas-01(1).jpg

Desde el pasado mes de agosto el Café de Guatemala es Patrimonio Cultural Intangible de la Nación, una distin- ción que reconoce a este café como símbolo de identi- dad para el país y lo cataloga como trascendental para el desarrollo económico, educativo, social y cultural de los guatemaltecos desde la primera mitad del siglo XVIII. La Asociación Nacional del Café de Guatemala (Anaca- fé) ha sido la entidad impulsora de la propuesta y a su cabeza, su presidente, Ricardo Arenas Menes que ha liderado el proyecto con el apoyo de las más de 125.000 familias de cafeteros que representa su entidad.

Muchas felicidades por este importante logro para el café de Guatemala. ¿Qué espera, ahora, el sector cafetero de su país de este reconocimiento?

Buscamos la unión de los guatemaltecos a través del café y proteger, fomentar, preservar y promocionar los conocimientos tradicionales de la caficultura de nuestro país. Detrás de cada taza de café, hay una familia gua- temalteca digna y para ellos y para nuestro producto queremos el reconocimiento internacional, y que este reconocimiento ser transforme en mejores precios para los productores. El café es un referente en Guatemala desde la primera mitad del siglo XVIII y hay que asegurarle un reconocimiento y futuro y esta declaración del Gobierno de los Conocimientos Tradicionales de la Caficultura como símbolo de identidad para Guatemala es un paso muy importante en este sentido.

¿Qué es lo que hace diferente al café de Guatemala del resto de orígenes?
En Guatemala se producen cafés excepcionales fruto de la convergencia de muchos factores, entre ellos la altitud, los tipos de suelo, los patrones de lluvia, la sombra, 54 el corte artesanal y los procesos. Hace varios años, identificamos las características diferenciales de nuestros cafés y fuimos el primer país en agruparlos en regiones. Contamos con 8 diferentes, cada una con características especiales: Antigua (taza bien balanceada, con un exquisito aroma y sabor particularmente dulce), Atitlán (taza deliciosamente aromática, con pronunciada acidez cítrica y mucho cuerpo), Cobán (taza de notas afrutadas, cuerpo fino y bien balanceado, con un aroma agradable), Fraijanes (taza de acidez pronunciada y persistente, es aromática y con cuerpo definido, Acatenango (taza con marcada acidez, aroma fragante, cuerpo balanceado y limpio, y un postgusto persistente), Huehuetenango (taza de acidez fina e intensa cuerpo lleno y agradable con notas avinatadas), Oriente (taza bien balanceada, con mucho cuerpo y sabor achocolatado) y San Marcos (taza de delicadas notas florales en su aroma y sabor, pronunciada acidez y buen cuerpo). Recientemente, además, hemos sumado a nuestra lista el café de Acatemamgo.

¿Cómo trabaja Anacafé para asegurar la calidad del café que se produce en su país?
El pasado año implementamos un plan estratégico de 5 años (2017-2021) a través del cual prestamos servicios efectivos a los caficultores de todo el país para lograr una caficultura sostenible, competitiva y de calidad. Para garantizar las calidades de nuestros cafés, desde la Coordinación de Asistencia Técnica de Anacafé, a través de las 7 oficinas regionales y 2 subregionales, brindamos asesoría efectiva y conocimiento técnico al productor en el cultivo del café enfocada a los diez pilares de productividad de la caficultura guatemalteca: Genética; Densidad; Conservación de Suelos; Fertilización y Enmiendas; Renovación de cafetales; Manejo integrado de plagas y enfermedades; Administración efectiva; Manejo de sombra; Calidad y Producción sostenible.

También ponemos al servicio de los caficultores las investigaciones realizadas en el Centro de Investigaciones en Café –Cedicafé-, encargado de la validación y experimentación para innovaciones y ajustes de tecnología en las actividades de campo y beneficiado y préstamos el servicio de Laboratorio para el Análisis de Suelos, Plantas y Aguas de Anacafé en Analab, que le sirve al caficultor para identificar oportunidades de mejora para el mejor manejo del cultivo y el laboratorio de Catación de Anacafé, dónde se realizan análi- sis para determinar la calidad de las muestras e identifican atributos y características del café.

Además de todo ello, participamos en feria de café internacionales, promovemos los tours de café como estratégicas de promoción y estamos trabajando en el fortale- cimiento de las exportaciones en los mercados tradicionales como Estados Unidos, Canadá, países de Europa (Bélgica, Alemania, Italia, Países Bajos) y países de Asia en especial Japón y Taiwán. También buscamos incrementar la pene- tración en el mercado australiano y en mercados emergentes como el de la República de Corea (Corea del Sur) y la República Popular de China.

¿Cómo se estructura el sector productor del café en Guatemala?
En nuestro país, existen más de 125 mil familias ocupadas en el café, de las cuales, más de 123 mil producen en micro, pequeñas y medianas áreas.

Actualmente, en Guatemala somos más de 125 mil productores, 121 mil de los cuales (97%) micro y pequeños empresarios de los que depende más del 75% de las exportaciones. Nuestro café aporta entre el 2.5% y el 3.5% del PIB del país y representa el producto agroindustrial que más empleos genera sostenidamente en Guatemala (más de medio millón de empleos anualmente).

A nivel de terrenos, el cultivo del café ocupa el 2.8% del territorio nacional y está presente en los 22 departamentos de Guatemala y el 60% de los municipios (204 de los 340 municipios).

La cosecha es artesanal, los cafetales están en la montaña, a la sombra de los árboles, y la tecnificación ha ido avanzando en los procesos de beneficiado húmedo y seco, aunque la recogida, como indicaba, se sigue haciendo a mano.

En la temporada 2017-2018, el 85.01% del café guatemalteco exportado fue de especialidad estrictamente duro -SHB-; duro -HB- y semiduro -Semi HB-; el 7.01% fue Prime y Extra Prime y el 7.97% fue de robusta u otros tipos.

¿El futuro de la tradición cafetalera en su país está asegurada con esta declaración del café como Patrimonio Cultural Intangible de la Nación?

El cambio generacional es algo en lo que estamos trabajando. El pro- medio de edad de nuestros caficultores ronda los 50 años, esto pone en riesgo el cultivo, pero debemos lograr mejores precios, precios que garanticen la sostenibilidad económica para lograr la sostenibilidad social y ambiental que necesitamos. Si el café vuelve a ser un negocio rentable, será atractivo para los jóvenes y mitigará la emigración. Recordemos que hay municipios cuya economía depende casi exclusivamente del café, territorios donde difícilmente otra industria puede desarrollarse, de ahí la importancia de la caficultura para las familias de estas áreas rurales.

¿Con qué variedades de café están obteniendo mejores resultados de ventas en el mercado internacional?

Las variedades con mayor aceptación son las tradicionales: Caturra, Catuaí, Bourbon y Catimor. Aunque también se exportan Típica, Pache y Pacamara. Para ingresar al mercado de mezclas y de café instantáneo, en el que hemos observado oportunidad de negocio para los productores, se promueve la siembra de robusta en bajas altitudes, una variedad más resistente dirigida a otro segmento de mercado.

¿Qué consecuencias se pueden esperar para el café de Guatemala en relación a los movimientos de precio en el mercado internacional?
Con esfuerzo de todos los productores guatemaltecos hemos ido recuperando estos últimos tiempos la producción de café en nuestro país, que había caído hasta los 2.92 millones de quintales tras el importante ataque de roya que su- frieron nuestros cafetales. Aunque todavía nos encontramos en cierre de cosecha, todo indica que esta temporada superaremos los 4.48 millones de quintales exportados, siendo nuestro gran reto, ahora, lograr mejores precios.

Con los precios actuales no somos sostenibles. Lo que recibimos por nuestro café no cubre los costos
de producción, causando graves problemas a los productores. Esta situación provoca a menudo, que los caficultores busquen otras alternativas, descuidando los cafetales, y trasladándose a las ciudades y también fuera de Guatemala, favoreciendo en muchos casos, el incremento de la indocumentada hacia los países del norte.

LOGO-PATRIMONIO_Mesa_de_trabajo_1.jpg

¿Qué le diría a un consumidor español que no ha probado nunca el café de Guatemala para animarlo a hacerlo?

Si no lo ha probado, se ha estado perdiendo de uno de los cafés
más espectaculares del mundo. Que se atreva a probar el café de las 8 regiones preparado por un buen barista. Nuestros cafés, bien 55 preparados, les garantizan una taza sin igual.


Descargar artículo en PDF