TIMOTHY SCHILLING: DIRECTOR EJECUTIVO DE WORLD COFFEE RESEARCH

Timothy 1.jpg

“EL GRAN DESAFÍO NO ES SEGUIR CREANDO NUEVAS VARIEDADES DE CAFÉ, SINO QUE LAS QUE YA HEMOS TESTADO LLEGUEN A LOS CAFICULTORES”

En los últimos años han saltado las alarmas en el mundo del café ante la dificultad de los retos a los que se enfrenta este producto para asegurar su futuro. Esta preocupación se ha traducido en diversas iniciativas en ámbitos muy diversos. Sin embargo, pocas por no decir ninguna, se pueden comparar con el World Coffee Research (WCR), la primera entidad sin ánimo de lucro de carácter colaborativo a nivel mundial que trabaja e investiga para crear una base de variedades de café, recursos genéticos y tecnologías de acompañamiento que aseguren un café de alta calidad en beneficio de toda la cadena de este producto. Todos sus proyectos están, además, diseñados para mejorar los medios de vida de los caficultores que en WCR, son considerados los puntales en los que asegurar la productividad y la calidad del café, factores imprescindibles para garantizar el futuro del conjunto de la industria del café.

El fundador de WCR, el genetista Timothy Schilling inició el proyecto sólo en 2012, con una oficina en Texas (EUA) y con poco más de un millón de dólares de presupuesto. Actualmente, siete años después, WCR cuenta con un equipo de 40 personas; tiene presencia en 22 países; cuenta con delegaciones en Estados Unidos, Francia, El Salvador y Ruanda y un presupuesto anual de 5,5 millones de dólares. Además, dado su carácter colaborativo, la entidad trabaja con institutos nacionales del café de varios países productores y también recibe el apoyo de científicos e instituciones de todo el mundo como el CIRAD, el CIAT, el Centro de Ciencias del Café de UC Davis o la Universidad de Purdue (EUA), entre otros. Del mismo modo WCR cuenta con el apoyo de compañías de café de diferentes países (por el momento ninguna española) que comparten la aspiración de asegurar a largo plazo el suministro de café de alta calidad y que la producción de este café sea rentable para los caficultores.

Fórum Café ha conversado con Timothy Schilling para conocer su visión sobre el café y saber, también, cuales son las propuestas de World Coffee Research para superar los retos que tiene este producto sobre la mesa.

¿EL CAFÉ ES UN PRODUCTO CON FUTURO O LA INESTABILIDAD DEL MERCADO, EL CAMBIO CLIMÁTICO, LA COMPETENCIA DE OTRAS BEBIDAS... PROVOCARÁN SU INVOLUCIÓN?

Los seres humanos aman el café y por ello estamos muy motivados para encontrar soluciones a los problemas a los que se enfrenta el café. Invertir en I+D es una de las estrategias más poderosas que podemos adoptar para propiciar nuevas oportunidades para este producto y resolver algunos de sus desafíos más importantes. Imaginemos lo que sería actualmente tratar de llevar cualquier negocio sin ordenadores... La digitalización es fruto de una investigación y desarrollo que nos trajo múltiples innovaciones tecnológicas que damos hoy ya por sentadas en la vida moderna. Pues bien, una planta que nos asegure una óptima productividad, mayor calidad, y un mejor resultado para nuestro negocio, también puede considerarse una "innovación tecnológica". Sin embargo, hoy día, la industria del café está dirigiendo sus negocios con tecnologías (léase, variedades) que se desarrollaron hace 100 o 50 años... Nada que ver con lo que pasa con otros productos como la soja, el trigo, las manzanas, el maíz, los tomates, en los que existe una innovación real y constante, en forma de nuevas variedades mejoradas. Tenemos, pues, que acelerar el ritmo de la innovación en el mundo del café para asegurar el futuro que queremos para este producto.

¿CÓMO VAN A SER LAS PRÓXIMAS GENERACIONES DE CAFÉS?

Hoy ya sabemos que es posible mejorar el rendimiento, la tolerancia a las enfermedades y la calidad de la taza, utilizando mejores variedades de café y lo bueno de esto es, además, que muchas de estas nuevas variedades ya existen. El gran desafío, sin embar- go, no es seguir creado otras nuevas – esta cuestión es relativamente sencilla-, sino conseguir que los caficultores reciban las que ya tenemos y hemos testado.

En algunos países, estas nuevas plantas son distribuidas por el gobierno y los agricultores tienen poca o ninguna opción sobre lo que cultivan. En otros lugares, existen viveros privados, pero estos ofrecen variedades limitadas, carecen de capacitación y, a menudo, producen plantas de baja calidad. En ocasiones ni siquiera están seguros de qué variedades están vendiendo... Lamentable es demasiado frecuente que un caficultor pierda un porcentaje significativo de los cafetos que ha comprado en un vivero debido a la mala salud de las plantas. Y esto es así cuando, en primer lugar, ha contado con capital suficiente para comprar nuevos árboles para poner en su finca. Si, por el contrario, no ha tenido acceso a una buena línea de crédito, lo más probable es que ni tan siquiera pueda seguir con la producción de café... Pero estos no son problemas insuperables. ¡Podemos producir mejor café!

Timothy 2.jpg

¿CÓMO PROPONE WCR ASEGURAR LA CALIDAD DEL CAFÉ AHORA Y EN EL FUTURO?

Existe todavía mucho recorrido y estrategias que se pueden llevar a cabo. Por ejemplo, podemos concentrarnos mucho más, de hecho ya lo estamos haciendo, en la calidad de las plantas en el semillero; podemos seguir buscando nuevas fuentes de resistencia o tolerancia a las enfermedades; y podemos trabajar en estrecha colaboración con los gobiernos y otros socios para tratar de reducir algunas de las barreras para obtener nuevos y mejores cafetos. Este año, además, WCR inicia una nuevo proyecto de colaboración con la SCA y UC Davis Coffee Science Center para analizar el comportamiento de las diferentes variedades de café en entornos distintos y determinar el impacto de este comportamiento en su calidad.

Estamos estudiando, también, la secuenciación del genoma de la roya y este 2019 inauguramos un nuevo centro de cría en Asia. Pero, sin duda, uno de nuestros objetivos más importantes es expandir nuestra red de “investigación de campo”, en el campo, en parcelas de investigación ubicadas directamente en cafetales de productores de diferentes partes del mundo y trabajar en estrecha coordinación con ellos. Este año pasaremos de 150 parcelas a 400 y el objetivo es llegar a 1.100 en 30 países, en 2022.

¿LA CIENCIA ES LA CLAVE PARA SALVAR Y ASEGURAR LA PRODUCCIÓN DE CAFÉ?

La investigación y el desarrollo, de cualquier tipo, siempre tiene el potencial de generar un cambio transformador, ahora bien, desde nuestro punto de vista, mucho más allá de la ciencia, el verdadero punto de inflexión es el trabajo directo con los caficultores. Para pensar sobre el café del futuro, necesitamos más investigación sobre la roya, saber más sobre la calidad del café, sobre el Robusta y, sobretodo, conocer de primera mano las barreras con la que se encuentran los productores para ampliar sus conocimientos y adoptar nuevas tecnologías. ¿Y por qué todo esto? Pues porque aunque desde el mundo científico pensemos que una nueva variedad podría funcionar mejor para los agricultores, en reali- dad eso no significa nada. El caficultor es quien las planta o no y actualmente tenemos muy poca información de cómo se toma esta decisión. Históricamente, la investigación del café no ha tenido esto en cuenta y hace falta trabajar este tipo de conocimientos.

Además, a largo plazo, no hay duda de que el desafío más apremiante es el cambio climático. El mundo está bebiendo más café cada año. Muchos países productores están empezando a consumir mucho más café y la pregunta es obvia, ¿De dónde vamos a sacar más café?... Con el cambio climático ejerciendo una presión cada vez mayor sobre los entornos en los que se produce, la cantidad de tierra adecuada para el cultivo de café está disminuyendo igual que el número de caficultores. Se necesitará una gran cantidad de I+D para determinar cómo cultivar más café en menos tierra y hacerlo de una manera sostenible, si queremos seguir disfrutando de este producto, e insisto, eso no lo conseguiremos si no incorporamos e implicamos a los caficultores en estos procesos de investigación y desarrollo.